Filosofía | Sevilla

José Barrientos Rastrojo

Universidad de Sevilla

Departamento

“Experiencialidad” (HUM 964)


Grupo de investigación

Grupo de Investigación PAIDI “Experiencialidad”
Grupo de Investigación PAIDI “Filosofía Aplicada: Sujeto, sufrimiento, sociedad”

Sobre mí

Profesor Titular de Universidad, Director del Grupo de Investigación “Experiencialidad” de la Universidad de Sevilla y de la Revista Internacional de Filosofía Aplicada HASER. Ha desarrollado talleres de Filosofía Aplicada con grupos en riesgo de exclusión social y desfavorecidos en cárceles mexicanas, con ancianos sin recursos y con niños. Asimismo, ha coordinado el primer proyecto empírico de Filosofía Aplicada en el mundo, financiado por la John Templeton Foundation y seleccionado por la Universidad de Chicago. Barrientos ha completado estancias en las Universidades de Harvard, Cambridge y Princeton, entre otras, y ha recibido premios internacionales de investigación en México, Portugal e Italia. Posee más de doscientas publicaciones (entre las que destaca el único libro en español sobre historia de Asesoramiento y Orientación Filosófica) y más de un centenar de exposiciones en congresos. Asimismo, ha dirigido varios eventos científicos entre los que destaca el 8th International Conference on Philosophical Practice.

Líneas de investigación

Filosofía Aplicada en Centros Penitenciarios, Filosofía Aplicada con Niños en Riesgo de Exclusión Social

Resultados destacables

Barrientos ha sido uno de los principales introductores de la Filosofía Aplicada en Iberoamérica, dirigiendo el primer congreso mundial de la disciplina en España. Lidero el primer proyecto empírico de Investigación en Filosofía Aplicada en el mundo (Proyecto W3P), financiado por la John Templeton Foundation y apoyado por la Universidad de Chicago. Asimismo, dirige el Primer Proyecto Experimental de Filosofía Aplicada en Prisiones Iberoamericanas con más de quinientos internos. Por último, en 2018 inicia el proyecto DIÓGENES infantil que desarrolla talleres de Filosofía con Niños vulnerables en el Polígono Sur (Tres mil viviendas).

Vocación

Mi entrada en la filosofía se produce por una pasión vocacional hacia la dimensión teórica de los contenidos de la historia de la filosofía (esencialmente, la contemporánea) y por una fe en que promueve individuos, grupos y sociedades que gobiernan mejor sus emociones, son más críticos y sutiles en sus apreciaciones. Creo en una teoría del conocimiento no solo teórica sino basada en un aprendizaje que surge de las experiencias de nuestra vida.
Desarrollo una filosofía entendida como un camino de vida, un pensamiento que evita los dogmatismos y que intenta rescatar las minorías; por ello, entiendo que el filósofo no debe constituirse en una élite que imponga al pueblo cómo ha de pensar sino ayudarlo a elevarse por sí mismo mediante la sabiduría que ellos mismos han encontrado. Esto implica un camino exigente pero que merece la pena ser recorrido.
Me mantengo en este itinerario porque mi fe filosófica, todavía, no se ha quebrantado lo suficiente sino que se ha fortalecido mediante el diálogo filosófico con los arrinconados por la sociedad..

Deseo científico

La recuperación de la Filosofía como camino de vida tal como hicieron los estoicos y otras escuelas filosóficas. Ellos obtuvieron importantes resultados de su búsqueda de la verdad y el refinado de su conocimiento: el gobierno de sus emociones, el desarrollo de una visión profunda de la realidad o la promoción de una visión crítica y consciente de cómo las ideologías que nos imponen nos hacen sufrir y nos convierten en sonámbulos. En términos personales, seguir cumpliendo la máxima de David Hume: “Sé filósofo, pero, en medio de tu filosofía, continúa siendo humano”