Microencuentros | Actividades virtuales

La restauración de La Virgen de la Cinta de Pedro Machuca (h. 1520) de la Catedral de Jaén: secretos de una joya del Renacimiento

Educación de calidad

Jaén

27/11/2020 12:00

Microencuentro online
Historia, Arte
Reservas agotadas
Rellenar cuestionario

¿Has participado en esta actividad? Rellena este cuestionario y cuéntanos qué te ha parecido.

Grupo/Departamento de investigación:

Patrimonio Histórico

Lugar:

La reserva de esta actividad ya ha sido concertada con un centro docente.


Con motivo de la exposición “La obra invitada… La Virgen de la Cinta de Pedro Machuca (h. 1520), Catedral de Jaén” que tendrá lugar en la Antigua Escuela de Magisterio de la UJA en noviembre de 2020, proponemos la celebración de microencuentros de 30 minutos de duración que sirvan para difundir entre el gran público las novedades que han surgido durante la investigación de esta pintura, con motivo de la restauración a la que ha sido sometida.

El pintor y arquitecto Pedro Machuca (Toledo, c. 1490- Granada, 1550) constituye una de las figuras más interesantes del panorama artístico español del siglo XVI. Disfrutó de una estancia de formación en Italia entre 1512 y 1520, principalmente en Roma y Florencia, durante la que se formó con Miguel Ángel y posteriormente con Rafael, en cuyo taller entró en contacto con los discípulos y colaboradores más directos del maestro de Urbino como Polidoro de Caravaggio, Perino del Vaga, Giovanni da Udine y Giulio Romano.

Reconocido como un gran artista por sus contemporáneos, Machuca fue calificado como una de las “Águilas” del Renacimiento español por Francisco de Holanda en su tratado De la pintura antigua (1548), junto con Diego de Siloe, Bartolomé Ordoñez y Alonso Berruguete.

Si bien su faceta como arquitecto es bien conocida, en especial por la ejecución del palacio de Carlos V en la Alhambra (Granada), sus trabajos como pintor -de los que se conservan en Jaén importantes ejemplos- ha pasado más desapercibida.

La tabla de La Virgen de la Cinta constituye una de las primeras obras que el artista realizó tras su estancia en Italia, una vez establecido en Granada y formaba parte del desaparecido retablo de la Consolación encargado a Machuca por la catedral giennense en 1520. Junto con el retablo de san Pedro conservado también en la seo, es una de las obras más representativas de la producción del pintor, clave para el estudio de su obra y muy elocuente sobre las enseñanzas adquiridas en Florencia y Roma.


Más actividades en Jaén

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Continuando la navegación aceptas su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar