Actividades previas

Entrevistas UMA Directo | El impacto diferenciado en la calidad de vida de investigadoras e investigadores

Málaga

22/09/2021

Charla online
Psicología
Rellenar cuestionario

¿Has participado en esta actividad? Rellena este cuestionario y cuéntanos qué te ha parecido.

Grupo/Departamento de investigación:

Grupo de Investigación HUM207 – La Psicología Social ante los desafíos del siglo XXI (PSY21) / Departamento de Psicología Social, Trabajo Social, Antropología Social y Estudios de Asia Oriental; Facultad de Psicología y Logopedia.

Valor que aporta la investigación:

Desde las Ciencias Humanas y Sociales, la universidad suele examinar la sociedad tratando de comprenderla y proponer herramientas, estrategias y políticas capaces de mejorar la existencia y coexistencia de los seres humanos. No obstante, pocas veces la universidad se convierte en su propio objeto de análisis científico. La contribución de esta propuesta de investigación a la sociedad consiste en:

1) relacionar el contexto de la ciencia con el contexto de los productores, productoras y productores de ciencia;
2) dar visibilidad al padecimiento psicosocial de los principales actores responsables por la formación superior y la producción de ciencia, llamando la atención a que dicho sufrimiento experimentado muy tempranamente por los sujetos involucrados en este proceso les afecta de manera desigual por razones de género;
3) discutir la ceguera de género en la producción del conocimiento.


Charla con la investigadora Clarissa Pepe sobre un proyecto de investigación que está en vías de desarrollo y búsqueda de financiación: ¿bajo qué condiciones vitales se produce el conocimiento?; ¿hay desigualdad en estas condiciones?; ¿qué consecuencias tiene ello?

Esta propuesta de investigación nace de una inquietud personal que venía agrandándose desde hace tiempo. Ganó ímpeto tras la lectura de un artículo de divulgación científica, publicado nada menos que en la prestigiosa revista Nature (Viglione, 2020), el cual señalaba que durante la pandemia provocada por el nuevo coronavirus las académicas estaban produciendo menos preimpresiones de textos científicos y comenzando menos proyectos de investigación que sus pares masculinos. En todas las disciplinas, la tasa de publicación de las mujeres ha disminuido en relación con la de los hombres mientras se produjo la crisis sanitaria que, de la noche a la mañana, convirtió a muchos hogares en todo el mundo en una intersección del trabajo, la escuela y las labores del hogar. Las académicas asumieron mayores responsabilidades de cuidado doméstico y se estaban quedando atrás de sus compañeros varones en el trabajo.

Se suma a lo anterior el crecimiento abrumador de la violencia hacia la mujer en el periodo de confinamiento (ONU Mujeres, 2020). Es decir, en el momento en que millones de personas, para salvar sus vidas, fueron obligadas a refugiarse en casa ante el contagio mundial del COVID-19, muchas mujeres han estado más expuestas que nunca a la violencia machista.

La desigualdad y la violencia tienen muchos matices y muchos niveles. Ambas están, además, frecuentemente acometidas por sobreposiciones y ocultaciones. Visualizarlas y comprenderlas es una tarea política de la ciencia. Cuando la desigualdad de género alcanza la producción de ciencia, eso quiere decir que estará sesgado de partida el conocimiento que se ofrece a la sociedad, y sobre el cual se va a erigir o revisar el marco normativo que regirá sus interacciones y relaciones. Cuando el conocimiento nace sesgado, lo que se tiene delante es un proceso de violencia epistémica. Si no se afronta este proceso en su origen, las acciones y comprensiones sobre el combate a la violencia de género o quedarán en el intento, o funcionarán a modo de parches o arreglos parciales, o bien servirán meramente a llenar cárceles.

En el artículo Ceguera de Género, Feminismo y Academia en la Violencia de Género -publicado también hace pocos años (2019), en el Anuario de Psicología Jurídica- la investigadora y docente Susana Barón (Universidad Complutense de Madrid) defiende la necesidad de ampliación de la lucha contra la violencia de género más allá de la violencia contra las mujeres en la pareja. Explica que, si bien ésta es una de las fuentes más significativas de feminicidios, ella no agota ni la violencia ni la discriminación hacia la mujer por el mero hecho de serlo. Afirma que ello requiere la deconstrucción y redefinición de las normas de género, incluyendo la redefinición del sujeto del feminismo. Asimismo, asevera lo imprescindible que es la realización de una labor conjunta de toda la sociedad mediante alianzas para modificar y trascender interseccionalmente la ceguera de género.

Esta propuesta de investigación pretende aportar su colaboración a dicha labor de construcción de alianzas. Su contribución complementa las acciones, ya en marcha, de discusión de género en el espacio universitario. Pretende adelantar unos pasos en la discusión de las políticas de igualdad de género e interseccionalidad en la universidad, ofreciendo como suplemento unos datos y unos análisis de cariz psicosocial todavía muy poco explorados. Para ello, se armará un estudio cuya muestra estará compuesta por investigadores, investigadoras e investigadorXs -noveles y seniors- pertenecientes al cuerpo de universidades y centros de investigación en España, pero admitiendo también aquellos, aquellas y aquellXs que se encuentran en situación de paro. La principal variable del estudio será el síndrome del impostor. Adicionalmente, se indagará en algunas variables representativas de cara a la medición de la calidad de vida en sus dimensiones objetiva y subjetiva. Son ellas: autoestima, autoeficacia, fatalismo, satisfacción vital, bienestar social subjetivo, depresión, burnout y trastorno de estrés postraumático.

El estudio tendrá una primera etapa cuantitativa, con aplicación de cuestionarios sociodemográfico y de tipo Likert. La segunda etapa será cualitativa -con entrevistas semiestructuradas y abiertas- y se prevé la elaboración de un documental. Todo ello se va a evaluar bajo la perspectiva de las teorías feministas críticas. Los productos de la investigación permitirán avanzar en el debate de género dentro y fuera del ámbito académico-científico. Eso dará cabida a la transferencia de conocimiento entre la universidad y la sociedad, viabilizando así el incremento de las discusiones de género e interseccionalidad tanto en la esfera de las políticas públicas institucionales como de la lucha por derechos por parte de los movimientos sociales.


Más actividades en Málaga