Andalucía Sevilla

Plaza Nueva

ALIMENTACIóN
Aceite de orujo: el prometedor patito feo de los aceites de oliva

El aceite de orujo ya era el patito feo de la familia de los aceites de oliva antes de que el Ministerio de Sanidad ordenara su inmobilización tras la crisis del alfa-benzopireno de 2001 y que dio lugar a la inmobilización de todo el aceite de orujo español. Aunque finalmente, en julio de 2007, el Tribunal Supremo declaró ilegal la retirada del aceite de orujo del mercado, el consumo de aceite de orujo se redujo a menos de la mitad en los tres años siguientes y hoy en día es desconocido para parte de la población.

El aceite de orujo de oliva es el aceite obtenido por tratamiento con disolventes u otros procedimientos físicos de los orujos de oliva, es decir, de los residuos que quedan tras la elaboración del aceite de oliva virgen. Por tanto, la composición en ácidos grasos del aceite de orujo (sus componentes principales) es muy similar a la del aceite de oliva, con el ácido oleico como mayoritario. Sin embargo, en el aceite de orujo se pueden encontrar otros componentes muy interesantes desde el punto de vista de la salud que no se encuentran en el aceite de oliva o están en bajas concentraciones. Hay que tener en cuenta que en el aceite de orujo estos componentes están presentes porque provienen de esos residuos que hemos hablado y que incluyen, por ejemplo las hojas del olivo o el hueso de la aceituna.

Entre los componentes menores que son más abundantes en el aceite de orujo se encuentran los esteroles, dialcoholes y ácidos triterpénicos, así como las ceras y alcoholes grasos. Uno de estos componentes, el ácido oleanólico es capaz de mejorar la dilatación de las arterias en ratas hipertensas y reducir la inflamación.

En definitiva, el aceite de orujo, lejos de ser un alimento despreciable o peligroso para la salud, contiene una serie de elementos protectores frente a diversas enfermedades, siempre que se extraiga cuidadosamente, con temperaturas moderadas y tratamientos suaves.

VALOR QUE APORTA LA INVESTIGACIÓN

España es el mayor productor mundial de aceite de orujo, pero una gran parte se dedica a la exportación y el consumo interno se dedica fundamentalmente a hostelería. La divulgación de los beneficios del aceite para la salud entre la población impulsaría su comercialización del aceite de orujo y contribuiría a su inclusión como parte de la Dieta Mediterránea como un aceite de oliva más.

Fecha y hora

28/09/2018 23:00


Lugar

Sala Apeadero del AYUNTAMIENTO DE SEVILLA
(frente a la Plaza Nueva) .

Plaza Nueva. Plaza Nueva, 706, 41001 Sevilla, Sevilla, España


GRUPO / DEPARTAMENTO DE INVESTIGACIÓN

Alimentación y salud


Participan

CSIC


Aforo

Acceso libre

INVESTIGADOR@S ANFITRIONES

otras actividades en SEVILLA

HISTORIA, ARTE / SEVILLA
Jugando a la Historia
Actividad organizada por Universidad Pablo de Olavide.
Año Europeo del Patrimonio Cultural 2018

Taller ideado en forma de juego con el que recorreremos las distintas etapas históricas. Esta actividad servirá para que los participantes descubran la importancia de la investigación histórica y sepan apreciar el eco de los hechos históricos en la actualidad.

ARQUITECTURA / SEVILLA
Arquitectura sostenible y construcción de bajo coste en la cooperación al desarrollo
Actividad organizada por Universidad de Sevilla.

El taller pretende mejorar las competencias y los conocimientos de la ciudadanía en el ámbito de la cooperación al desarrollo, incidiendo en la necesidad de proporcionar un hábitat digno con unas mínimas condiciones de habitabilidad básica en contextos de hábitat precario, mediante la construcción con técnicas de bajo coste que garanticen el desarrollo sostenible de las poblaciones y del entorno en el que se insertan.

HISTORIA, ARTE / SEVILLA
Los bichos en el Arte
Actividad organizada por Universidad Pablo de Olavide.

Coleópteros necrófagos deslizándose por los sudarios de santos muertos, lepidópteros curioseando las flores en la pintura de género, himenópteros molestando a algunos de los retratados en encargos institucionales, son algunos de los “bichos” que pululan en las diversas manifestaciones del arte barroco europeo. No nuevo, pero sí se ha convertido en todo un arte.